El magnesio es el cuarto mineral más abundante en el organismo después del calcio, fósforo y potasio, y el segundo en importancia dentro de las células. Es por ello necesario tener bien cubierto su aporte en nuestra alimentación.

Según un reciente estudio científico se han encontrado más de 3.700 puntos de interacción del magnesio en el cuerpo humano y se sabe que forma parte de al menos 300 enzimas del organismo las cuales intervienen en numerosas reacciones bioquímicas.

Este mineral participa en procesos tan importantes como son entre otros la contracción y relajación muscular, la obtención de energía en las células, el crecimiento y maduración ósea, la conducción del impulso nervioso, la regulación del ritmo cardíaco y la presión arterial y la actividad regular del intestino.

Seguir leyendo en Turia Life